Blog

HomeBlogHistoria de los carritos del supermercado

Historia de los carritos del supermercado

El carrito del supermercado es un gran aliado a la hora de hacer la compra, nos permite trasladar los productos de forma fácil y sin esfuerzo. También supone un entretenimiento para los más pequeños, cuando llega la temida hora de ir al supermercado. Sin embargo, poco sabemos sobre sus orígenes, por ello desde Carttec queremos presentarte su historia. No cabe duda de que se trata de un invento innovador que, en su día, debió revolucionar el mundo de las compras. Su aparición se remonta al año 1936 cuando Nylvan S. Goldman, dueño de un establecimiento de ultramarinos lo diseñó.

Este americano detectó la necesidad de fabricar un objeto para portar los productos, observando a sus clientes. Cuando finalizaban sus compras llevaban los productos en bolsas medio llenas, ya que en numerosas ocasiones esas bolsas se rompían. Evidentemente, no era cómodo andar por los pasillos de la tienda cargados con ellas, por lo que los clientes realizanban la compra de forma rápida y sin pararse demasiado. El diseño original de Goldman consistía en un carro elaborado con una silla plegable. A esta le añadió ruedas y un cesto elaborado con alambres, el prototipo fue un éxito. Unos años después este inventor inauguró la fábrica Folding Center, convirtiéndose en un referente en la comercialización de estos carritos. Pronto todos los establecimientos comerciales acudían a comprar carros de supermercado a la factoría de Goldman.

El diseño de estos carritos está minuciosamente estudiado, cada vez incrementan más su tamaño con el objetivo de que los consumidores tengan la sensación de que la compra no abulta demasiado, pensando que seguramente aún le quedan cosas por añadir. Si tienes un establecimiento comercial y estás considerando comprar carros de supermercado, te recordamos que estos elementos ofrecen comodidad a los consumidores. Este confort se traduce en un paseo más relajado por la superficie comercial, en el que se invierte una media de 55 minutos, tiempo suficiente para ver todos los productos disponibles y caer en tentaciones y caprichos, aumentando así notablemente el tamaño de su compra.

Desde su diseño original, estos carritos han sufrido numerosas modificaciones. Una de las más novedosas fue la introducción de una parte abatible, que permite encajar un carro dentro de otro, facilitando el almacenaje y ocupando menos espacio.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment